miércoles, 3 de febrero de 2016

Estos son tiempos raros.

Este es un post acerca de música. Si usted es músico ó sabe contar bien el tiempo en una pieza musical, pase directamente a leer más abajo, donde dice “YO SÍ PUEDO”. De otra forma, siga aquí conmigo. Y ya sea o no músico, si quiere evitarse toda mi divagación y sólo quiere escuchar algo de música, vaya directamente a “TIEMPOS RAROS, YA NO TAN RAROS”.

 

 

 

El “tiempo” de una pieza musical indica “cómo se cuenta”, o sea, dónde van sus acentos. Es muy fácil aprender a contar porque lo más seguro es que casi cualquier pieza que usted escucha en la música popular esté escrita en tiempos regulares de 3/4 (tres cuartos) ó de 4/4 (cuatro cuartos), o alguna variación de ellos (2/4, 6/8, etc). Esos tres ó cuatro tiempos son la estructura rítmica que se repite, y esa estructura base se llama compás. 

 

Veamos el tiempo de 3/4, o “tiempo de vals”. Todos los valses y los corridos norteños están escritos en este tiempo, que es facilísimo de contar: TUM-ta-ta, TUM-ta-ta, TUM-ta-ta. El TUM es el tiempo fuerte, que va marcando el ritmo:

 

www.youtube.com/watch?v=uRasrvS8Ki8

 

Ahora el 4/4: prácticamente toda la música pop está escrita así y también es muy fácil de contar; como las canciones normalmente empiezan con una introducción instrumental que marca el tiempo con alguna percusión, puede usted llevar el ritmo contando 1-2-3-4, y sabrá muy pronto cuál es el tiempo fuerte en cuanto el cantante empiece. Además, verá que el tiempo 3 es un tiempo “semi-fuerte”, que también marca ritmo. O sea que el compás de 4/4 puede ser considerado como dos compases de 2 tiempos cada uno: TUM-ta, túm-ta, TUM-ta, túm-ta. Intente ver cómo caen los tiempos en “Let It Be”:

 

          When I

(1) FIND myself in (3) times of trouble

(1) MOTHER Mary (3) comes to me

(1) SPEAKING words of (3) wisdom, let it

(1) BE….

 

O vea un ejemplo especialmente fácil de rock and roll, con conteo inicial y todo:

 

www.youtube.com/watch?v=jxyU4W8iyeI

 

Practique contar con varias de sus canciones favoritas de pop ó de rock, verá que casi todas están en 4/4.

 

 

 

YO SÍ PUEDO

 

OK, ya estamos todos aquí, expertos en contar tiempos musicales. Ahora vamos a ver una peculiaridad de la música occidental y de mucha de la música del mundo: es seguro afirmar que el 99% de toda la música está escrita en ritmos regulares de 3/4 ó de 4/4 o de sus variaciones. Sí, incluyendo música clásica, jazz, pop, folk y lo que usted me quiera decir. Hay música más sofisticada que otra pero esa sofisticación se concentra más en la complejidad de la melodía y la armonía que en el usar ritmos exóticos. Desde luego hay excepciones notables como la música búlgara de bodas, pero son rarísimas. La razón es biológica: nuestros cerebros están hechos para reconocer patrones y estructuras, de modo que el hacer música repitiendo estructuras regulares es lo más natural y el cerebro se “recompensa” a sí mismo (liberando sustancias químicas) cuando se puede “sintonizar” con estos patrones y en cierta forma, predecirlos. Además la música siempre ha estado estrechamente ligada a la danza, de manera que es importante el poder tener un ritmo sencillo y regular para mover el cuerpo con él.

 

El apreciar patrones irregulares o cambiantes es entonces, un gusto adquirido y sí, más sofisticado que el apreciar patrones simples. Esto lo podemos visualizar quizá más fácilmente con poemas. Por ejemplo los ritmos de los sonetos clásicos son muy fáciles de seguir, en endecasílabos:

 

Érase un hombre a una nariz pegado

Érase una nariz superlativa

érase una nariz sayón y escriba,

érase un peje espada muy barbado.

 

O bien en heptasílabos:

 

Hombres necios que acusáis

a la mujer sin razón,

sin ver que sois la ocasión

de lo mismo que culpáis:

 

Y es muy natural sintonizarnos con su cadencia. Es más difícil el poder seguir la irregularidad de poesía más contemporánea como la de Neruda:

 

Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros  

y en mí la noche entraba su invasión poderosa.  

Para sobrevivirme te forjé como un arma, 

como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.  

 

 

A fines del siglo XIX se dio una revolución en la música occidental que se puso a explorar con ahínco las posibilidades de lo irregular, como parte de un movimiento estético más amplio que había empezado ya antes en la poesía y las artes plásticas. Los compositores franceses y rusos fueron vanguardia de esta exploración y para el siglo XX ya gente como Igor Starvinsky y Edgard Varèse nos empezaron a acostumbrar a armonías y ritmos extraños, para que luego otra generación más radical como John Cage y Karlheinz Stockhausen empujaran los límites no sólo del ritmo y de la armonía, sino de los mismos sonidos que podían considerarse como musicales. 

 

De modo que para hoy, en el siglo 21 ya en general estamos por lo menos expuestos a música en tiempos irregulares, con armonías no clásicas o con timbres muy alejados de lo que se podía escuchar hace 100 años. Nuestros gustos son más sofisticados y podemos apreciar cosas irregulares incluso sin darnos cuenta, cosa que no podía pasar en tiempos de Bach. 

 

Ahora bien, ¿a qué nos referimos con “tiempos irregulares”? Hay dos cosas: la primera son conteos que no son de 3/4 ni de 4/4 ni de sus variaciones. Por ejemplo, 5/4, 7/4 o hasta 11/4. En primera instancia puede sonar extraña la idea: si se pone usted a contar 5, 7 u 11 tiempos quizá no los pueda visualizar como algo muy fácil de bailar, pero verá que en poco tiempo se le olvida. 

 

La segunda opción, menos común, es el estar cambiando el conteo dentro de una misma pieza; esto es, tener una canción que esté en 4/4, para de repente pasar a varios compases en 3/4, luego a 5/4, luego de vuelta a 4/4, y así. 

 

La gran mayoría de los músicos, aún en pleno siglo 21, se resisten a componer en tiempos irregulares, ya sea por razones “naturales” o ideológicas. Las primeras razones a las que me refiero es que han crecido expuestos a música regular y por lo tanto cuando componen algo, simplemente no les es natural expresarse en un ritmo exótico. Y la segunda razón es que muchos músicos, aún conociendo y pudiendo dominar estos ritmos, los rechazan conscientemente por ser “raros”: por pensar que no pueden conectar con su auditorio si lo retan con algo inesperado. 

 

Están muy equivocados.

 

A mí me encantan los tiempos irregulares y compongo usándolos de forma tanto consciente como inconsciente. La primera es cuando por ejemplo, explícitamente me pongo el reto de hacer algo en 13/8. Este tipo de cosas son más bien ejercicios y por lo general no salen tan bien, pero están las otras ocasiones en las que empiezo a tocar, encuentro algo que me gusta, lo desarrollo y al final, a la hora de escribirlo y que por supuesto tengo que contarlo, me doy cuenta de que está en algún conteo extraño.

 

 

TIEMPOS RAROS, YA NO TAN RAROS

 

Si usted no está familiarizado con tiempos irregulares, se preguntará ¿a qué diantres suenan? Quizá piensa que suenan a música incomprensible, de esa que a veces es llamada “experimental” y que la hacen con un trombón, unos timbales y efectos electrónicos, para que la escuchen cinco alucinados en un auditorio vacío. 

 

Nada de eso. Los ritmos irregulares pueden ser tan comerciales como cualquier canción pop. De hecho, sí han sido usados en el pop. Vamos a ver algunos ejemplos para que vea que si no se usan más, es por miedo, pero no porque no los podamos apreciar:

 

 

En 5/4

 

Take Five (Paul Desmond)

www.youtube.com/watch?v=vmDDOFXSgAs

 

Halloween (John Carpenter)

www.youtube.com/watch?v=iP-jYiuDD9g

 

Mission Impossible (Lalo Schifrin)

www.youtube.com/watch?v=mWGeRgFa-hI

 

No me diga que esas tres piezas no son perfectamente tarareables. ¡Misión Imposible se la sabe de memoria y nunca se había dado cuenta de que son 5 tiempos! 

 

 

En 7/4

 

Money (Pink Floyd)

www.youtube.com/watch?v=cpbbuaIA3Ds

 

Solsbury Hill(Peter Gabriel)

www.youtube.com/watch?v=_OO2PuGz-H8

 

El 7/4 tampoco es tan difícil de apreciar; de hecho nuestro cerebro tiende a interpretarlo como un cambio constante de 4 a 3, que son patrones que sí reconoce fácilmente. Y Solsbury Hill es algo tan comercial que seguramente la ha escuchado en una docena de cortos de películas (de comedias románticas).

 

 

En 11/4

 

Wow once cuartos ya suena a cosa seria, pero es lo mismo que el 7: tendemos a interpretarlo como un patrón de 4-4-3. Aquí hay dos canciones super-comerciales escritas en este tiempo:

 

Hey Ya (OutKast)

www.youtube.com/watch?v=PWgvGjAhvIw

  

I Say a Little Prayer (Dionne Warwick )

www.youtube.com/watch?v=kafVkPxjLYg

 

I Say a Little Prayer es más especial aún, porque empieza en 4/4 y la parte de 11/4 se usa sólo en el coro (“Forever, forever, you’ll be in my heart…”) para luego volver a 4/4. Es un ejemplo de cambios en el conteo dentro de la misma canción.

 

 

En 15/8

 

Wow 15??? ¡Eso ya de plano suena incomprensible!

No tanto:

 

The Exorcist (Mike Oldfield)

www.youtube.com/watch?v=gP9bCkmykAs

 

Lo conoce de toda la vida.

 

 

Y para el final:

 

The Untouchables (Ennio Morricone)

www.youtube.com/watch?v=Hu2FekMaTQc

 

Los Intocables empieza con un tema que es fácil de recordar, pero que si quiere escribirlo va a ser una pesadilla, con cambios de tiempos cada dos por tres. ¡Intente contarlo ahora que ya que es un experto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

http://twentytwowords.com/2011/05/18/6-pop-songs-in-unusual-time-signatures/

http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_musical_works_in_unusual_time_signatures


1 comentario:

  1. Genial el tema!! Yo a veces al componer me vuelvo loco, porque no se ni que tiempo quiero, ni que queda mejor, suelo meter muchos 2/4 en temas de 4/4 y alguna vez 3/4 ...
    Queria preguntarte si conoces alguna canción de Funk que la cuenta no sea la típica de 8 copases de 4/4 sino por ejemplo 7 copases de 4/4 o 5 compases de 4/4 y luego 8.... Estoy intentando buscar temas así, porque me doy cuenta que al componer no suelo seguir muchas veces la "norma" comercial de 8 copases.
    Gracias!!!

    ResponderEliminar