miércoles, 31 de diciembre de 2014

Otro pensamiento para despedir el año


Ilustración por Simonus18


Objetivamente, a menos que lo haya escogido para casarse ó que en este día nazca su bebé, es un día como cualquier otro. Es arbitrario.

Pero es un símbolo de esos que necesitamos: porque como sabemos, no sólo queremos verdades, sino sentido. Es un significante en lo social y en lo individual, que usamos como proyección, como propósito, como reconocimiento de que las cosas van y vienen, y vuelven. Un anhelo de que podemos ir más allá, intentar de nuevo, olvidar, recordar, mejorar. 

Es una posada a mitad del camino en la que los viajeros llegan de noche, se refugian de la tormenta y del cansancio, abren toda las botellas que pueden e intercambian historias y carcajadas, burlándose de lo que les espera ahí afuera y de los peligros que han vencido; dándose ánimos, bravuconeando felices. 

Es una fiesta, y debe serlo. Porque estamos aquí y eso se celebra; porque algunos ya no están pero siguen con nosotros en nuestros pensamientos y acciones; y porque aunque siga lloviendo allá afuera, podemos recogernos esta noche en la posada con los otros viajeros, y beber y hacer algarabía, y retar al universo por unos momentos.




VIDEO(S) DEL DÍA


La Royal Society de Londres es una de las asociaciones científicas más prestigiosas del mundo, y este diciembre han hecho esta compilación de videos en su canal de YouTube, con las noticias de ciencia más relevantes del año, desde ingeniería hasta biotecnología. Vale la pena verlos:







lunes, 29 de diciembre de 2014

La Jirafa





Al lector le puede parecer que esa imagen no son más que pedacitos de bambú, amontonados al azar. A mí también me lo parecería si la viera de buenas a primeras. Pero eso es porque ni mi lector ni yo, tenemos ya los ojos de un niño de dos años.

Eso de ahí es una jirafa. Una jirafa de seis cuernos, para ser más exacto. Me lo dijo mi niña, y es verdad. 

Es verdad que con la edad nuestros ojos se van empañando de más de una manera, o es quizá que la mente va aceptando rangos de explicaciones cada vez más estrechos, o simplemente se olvida de ver todo lo que es posible por estar más preocupada en lo inmediato. 

Veo cubitos, sí. Pero me pongo a hacer bizcos y estrecho los ojos y volteo la cabeza de lado. Quiero volver a ver la Jirafa.



sábado, 27 de diciembre de 2014

“Si no pueden, renuncien”: eso fue 2008 ¿se acuerdan?



Via El Universal


Fue en agosto de 2008. Hace más de seis años, cuando Alejandro Martí se plantó ante el Consejo Nacional de Seguridad Pública y les dijo eso a los más altos funcionarios del país, en sus caras. Fue otro de tantos momentos que pudieron haber sido un parteaguas, que pudieron haber sido históricos. Pero de esos momentos estamos llenos. Martí se refirió a la responsabilidad de toda la sociedad y a la necesidad de transformación duradera:

  “¿Quién es más culpable, el que deja hacer o el que hace? Señores, hoy es una oportunidad, es la primera vez que sucede pero no lo dejemos ahí, no queremos en la sociedad cosas temporales.”

Fue un discurso memorable. Como el de Martin Luther King, como el de Robert Kennedy, como otros muchos que sí han pasado a la historia porque sí afectaron cambios. Leer hoy a Martí es más bien descorazonador, porque entre otras cosas dijo:

  “Hace cuatro años tuvimos una marcha y después de ese tiempo ¿qué hicimos?, nada”

Se refería a la Marcha Por la Paz, de junio de 2004. De la cual han pasado más de 11 años. Estas protestas masivas se han hecho contra los tres partidos. Martí también les dijo:

  “No hay partidos una vez que uno es electo, nuestro único partido es México”

Pero eso, desde luego, cae en oídos sordos una vez que se llega a lo alto y las preocupaciones son otras. Quizá sea la película La Ley de Herodes la que mejor ilustra esta paulatina transformación de quien es asimilado al sistema y, en un ejemplo perfecto de lo que se llama formalmente  “ceguera ética”, va cambiando sus valores de manera paulatina y adaptándolos a los valores imperantes en su contexto, que se vuelve más fuerte que sus convicciones iniciales.

¿Qué opina hoy Martí? En aquel entonces hubo los gestos obligados, las solemnes promesas. Ebrard aceptó el reto, y así. Pero ¿quién puede decir que ha habido avance? Y si no, hay rápidamente dónde poner las culpas en todos lados, con tal que no sean con nosotros mismos. La sociedad civil sigue siendo débil y sigue sin haber mecanismos formales y sociales de responsabilidad. Cada semana vemos un caso nuevo.

Un momento similar al del  “Si no pueden, renuncien” sucedió en Estados Unidos el 9 de junio de 1954, en una famosa audiencia del congreso. Cuatro años antes, el senador Joseph McCarthy inauguró con un discurso incendiario el triste periodo que lleva su nombre –macarthismo– durante el cual se realizaron las infames “persecuciones de brujas” que llevaron a la ruina y al ostracismo a muchos, por sospechas de ser simpatizantes comunistas. Cuatro años después de iniciada esta locura, Joseph Welch, representante del Consejo del Ejército, le dijo a McCarthy en el congreso:

  “Senador, ha hecho usted bastante. ¿No tiene sentido de la decencia? Después de todo esto, ¿no le queda algo de decencia?”

En diciembre 2 del mismo año –seis meses después de esta denuncia pública– se votó por 65 votos a 22 el condenar esta práctica persecutoria, “cuya conducta llevaba al Senado a una posición deshonrosa”. Fue un momento histórico, de esos que trascienden porque se aprovechan.

Yo no quiero que renuncien, quiero que puedan. Que pasen a la historia por haber podido.



VIDEO DEL DÍA


El Gabinete del Dr. Caligari (1920) es una película del movimiento llamado “expresionismo alemán” y es una de las obras fílmicas más influyentes de la historia por su vanguardia estética: